Cómo hacer un compostador casero

Cómo hacer un compostador casero

Si estás preocupado por el medio ambiente y quieres saber cómo puedes contribuir a mejorarlo, este contenido te interesará mucho.

Hoy le doy la bienvenida a Ángel, de «Jardín Master», que nos va a dar unas lecciones sobre el compost y unos consejos para construir una compostera muy eficiente. Jardín Master es una web que brinda consejos y recomendaciones para sacarle el mayor partido a tu jardín. ¡Una suerte poder tener aquí a un apasionado de todo lo relacionado con el jardín!

En este artículo te voy a enseñar cómo hacer compost de una forma rápida y eficiente, para que puedas obtener el mejor potenciador para tu tierra y contribuir a reducir los residuos orgánicos que desechamos en los contenedores.

CompostajeSe estima que cada uno de nosotros generamos una media de 200 gramos de residuos orgánicos cada día. Si además posees un jardín, conocerás cuánto material vegetal se amontona, proveniente de restos de poda u hojas caídas durante el otoño.

Con un compostador puedes aprovechar todos esos restos vegetales, de la cocina y del jardín, y fabricar un abono natural de excelente calidad, reciclando como lo hace la naturaleza misma y contribuyendo a reducir la necesidad de recolección y tratamiento de esos desechos orgánicos.

Solo tienes que apartarlos del resto de la basura, mezclarlos con un poco de tierra, meterlo todo en un compostador y dejar que los procesos bioquímicos y la descomposición aerobia, hagan su trabajo.

Beneficios de una compostera casera

Con el producto obtenido tras el compostaje, podrás tener flores más relucientes, un césped más fuerte o ayudar a tus vegetales durante su crecimiento, porque el compost aporta muchos nutrientes.

Una vez que comiences, verás que es una práctica fácil de llevar a cabo, que te permitirá reutilizar los restos de la cocina y vegetales para transformarlos en algo 100% natural, que ayudará a que tus plantas prosperen.

Beneficios del compost

Una manera de fabricar tu propio compost es mediante las composteras que te encuentras en las tiendas de bricolaje. Pero, ¿por qué gastar el dinero en estos “contenedores”, cuando tú puedes construir uno más original y más adaptado a tu entorno?

Puedes utilizar todo tipo de materiales reciclados, como maderas sobrantes, palets, lamas de suelos de exterior, etc. Aquí te daré las claves para construir uno de la forma más fácil y que te permita hacer un compost en el menor tiempo posible.

Cómo funciona un compostador

Antes de explicarte paso a paso cómo construir el compostador, es importante que conozcas cómo funciona y, así, entender las razones por las cuales se monta de una determinada manera.

Para que el compostaje funcione, se necesita nitrógeno, carbono, aire y agua. Todos estos ingredientes alimentan a los microorganismos, que aceleran el proceso de descomposición de los desechos orgánicos.

Abono natural excelente calidad

La temperatura del compostaje puede llegar hasta los 70ºC, momento en el cual se detiene la actividad microbiana y comienza a descender. A partir de entonces se inicia un proceso de maduración y el aspecto final será un producto arenoso, de color gris y con olor a tierra.

Estos procesos cuando ocurren en la naturaleza, tardan muchos meses, pero en un compostador podemos acelerarlo, para que dure en un par de meses, siempre que lo diseñemos de forma que permita la circulación del aire en su interior y si participas de forma activa, removiendo el compost cada cierto tiempo.

En primavera u otoño, cuando los residuos de jardín son abundantes, puedes acelerar el proceso mezclando los desechos orgánicos con parte de compost, que ya hayas fabricado. Esto ayudará para que los microorganismos se activen.

Existe una directiva europea, la 2018/851 sobre residuos, que incorpora retos como la obligación de recoger de modo individual los residuos orgánicos a partir del 2024. Si comienzas ya, adquirirás experiencia y podrás ayudar a que la gestión de los residuos sea sostenible. ¡Podrías ser un eslabón para que todo esto sea posible!

Cómo hacer un compostador fácil

Dado que tienes que tratar unos desechos orgánicos, que en principio no tienen un buen aspecto, necesitas que se puedan depositar en un recipiente que los contenga, que los proteja de las inclemencias del tiempo y que el aspecto exterior esté en armonía con la estética del lugar.

Lama de composite

Vamos a construir un compostador a partir de materiales reciclados y existen muchas opciones para construirlo. En mi caso, he utilizado unas lamas de suelos de composite que me sobraron de un proyecto de construcción de macetones. Estas lamas son muy resistentes a la intemperie, a las bacterias o al moho. Un compostador con materiales que hagan juego con otros elementos del jardín es una excelente opción.

Las medidas de estas lamas son de 220 cm de largo por 14,5 cm de ancho, por lo que si las cortas en 4 y las utilizas para formar un perímetro, obtendrás un compostador de 55 x 55 cm por lado. Este será suficiente para un jardín de unos 35 m2.

Uno de los secretos para hacer un buen compost es que se airee bien, por lo que tienes que dejar entradas de aire por los laterales. Estas entradas no tienen que ser muy grandes, siendo un valor adecuado 1,5 cm. Por lo tanto, entre lama y lama dejaremos este espacio.

Recipiente compostador

La altura del compostador la dejaremos en 60 cm, por lo que solo te harán falta 4 lamas de composite de 220 cm, ya que al medir 14,5 cm y considerar los 1,5 cm para las entradas de aire, llegamos a esa altura.

El compostador no lleva base, para que el compost esté en contacto con la tierra, pero sí tapa en la parte superior para que quede protegido. Para construir la tapa necesitarás una lama adicional. En este caso, no hay que dejar entradas de aire, para evitar que entre el agua de lluvia desde arriba, así que, las tienes que poner todas juntas, resultando una tapa de 55 x 58 cm.

Tapa compostador

Estas lamas son muy fáciles de cortar, puedes utilizar una caladora, una sierra circular o una radial con disco de corte para madera, todo dependerá de las herramientas que dispongas. Si no tienes ninguna de estas herramientas, te recomiendo “comprar una amoladora” porque te resultará muy útil en una gran variedad de proyectos y conseguirás unos cortes muy precisos.

Coloca 4 listones de 2×2 cm y de 49 cm de altura puestos en vertical, para cada esquina, al cual atornillar cada una de las lamas. Utiliza tornillos tirafondo de acero inoxidable A4 para madera de diámetro 5 x 40 mm de largo, los cuales permiten atornillarlos sin perforación previa. Utiliza un atornillador inalámbrico para facilitarte el trabajo.Compostera final

Para acelerar el proceso, puedes agregar un elemento giratorio en el interior que, a través de una manivela exterior, levante el compostaje y lo remueva intercambiando las capas superiores por las inferiores. Esto también lo puedes hacer con la mano, utilizando simplemente un rastrillo.

Qué se puede agregar al compost

Los materiales orgánicos de la basura, como las peladuras de frutas y verduras, los posos de café y té, las cáscaras de huevo machacadas son ingredientes con muchos nutrientes para tu compost. También puedes agregar cítricos pero en poca cantidad para que no quede una sustancia ácida.

Agregar al compost
  • Restos de poda, hierbas, ramas, hojas, raíces.
  • Desperdicios de verduras, hortalizas.
  • Peladuras de patatas, calabazas, frutas.
  • Cáscaras de huevo machacadas.
  • Posos de café, infusiones, etc.
  • Serrín, virutas de madera.
  • Corchos de botellas, cartón, papel.
No agregar al compost
  • Sobrantes de carne o pescado.
  • Productos lácteos.
  • Restos de comidas.
  • Aceites o grasas.
  • Restos podridos.
  • Heces de animales.
  • Vidrio, plástico, metal, etc.

Los primeros 5 días tienes que mover el compost dos veces por día, por ejemplo, por la mañana a primera hora y por la tarde. Durante los siguientes 10 días lo tienes que hacer una vez al día y después de ese período lo dejas estacionario. En un plazo de 2 a 3 meses, según las condiciones del tiempo, conseguirás que el compost esté listo.

Donde colocar el compostador

Dado que dentro del compostador se desarrolla un proceso de fermentación, es muy importante su ubicación para que no se vea influido por los cambios climáticos. Tienes que evitar que le caiga la lluvia, tampoco debe darle el sol ni el viento.

La tapa superior y los laterales serán suficientes para mantener el compost protegido de las inclemencias del tiempo. La parte de abajo tiene que estar abierta para que el compost esté en contacto con la tierra y así se aumenta la actividad microbiológica.

Problemas típicos y sus soluciones

Rastrillo de alambre

Uno de los problemas que tienes que evitar es que la temperatura suba demasiado en poco tiempo porque destruirá la actividad microbiana y fracasará el proceso de compostaje. Generalmente esto ocurre por falta de oxigenación y para solucionarlo tienes que airear el compostaje con un rastrillo.

Si se trata de un problema que persiste, puede ser que el compostador esté mal aireado y sea necesario realizar más aperturas en los laterales.

También es importante no descuidar la humedad, porque la actividad microbiológica puede perjudicarse por exceso de la misma. Los valores tienen que estar por debajo del 40%. Si tu compostaje se encuentra con este problema, agrega material orgánico seco como restos de aserrín de madera (nunca de aglomerado), cartón o papel.

Si no tienes idea de que temperatura y humedad puede tener el compostaje y quisieras tener alguna forma de medirlas, existen en el mercado sondas con un display que te puede ser útil para estos casos. Eso sí, colócalo de tal forma que no se moje, por ejemplo, creando una pequeña cajita para colocarlo en un lateral y protegerlo de la lluvia.

Medidor de temperatura y Humedad

Nota: si como resultado de la poda obtienes ramas con bastante calibre, procedentes de un árbol o de una abundante hiedra, puedes adquirir una biotrituradora de ramas que permite reducir las dimensiones de esos restos del jardín y acelerar el compostaje.

Conclusión: ayuda con la sostenibilidad del planeta

Puedes contribuir de diferentes formas para mejorar el medio ambiente. Con los recursos que tengas disponibles puedes construir una compostera, producir un abono de gran calidad y reducir la cantidad de desechos que tiramos al contenedor de basura. Merece el esfuerzo, ¿no?

Espero que estas ideas te hayan inspirado y motivado para comenzar un proyecto de compostaje. Si no tienes ningún material para reciclar y prefieres adquirir un compostador listo para utilizar, pásate por el artículo «Comprar un compostador», que realiza un análisis de los mejores.

Te agradecería mucho si pudieras compartir este contenido en las redes sociales de abajo, sería de gran ayuda para difundirlo y que muchos más aportemos nuestro granito de arena.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 5 Promedio: 4.8)

Deja un comentario